Euritmia

….Luz

que ilumina

la frente de los sabios reyes.

Luz Divina

Cristo Sol

da calor

a nuestros corazones,

ilumina

nuestras frentes….

 

(Parte Mantram de la Piedra de la Fundación Antroposófica)

Rudolf Steiner

 

 

Rudolf Steiner  en colaboración de su esposa, Maria Steiner Von Sivers, que participaba  en esta terapia artística en especial,  desarrollaron la  Euritmia dentro del marco de las Terapias Artísticas alrededor de 1912, justamente en los años en que en las artes del movimiento se vivía una búsqueda general de nuevas formas, iniciada por artistas como Isadora y Elisabeth Duncan, Mary Wigman, Rudolf Laban, Emili Dalcroze, y otros.

Siempre se ha entendido el Arte como lo que puede hacer de forma sensible, la realidad espiritual del universo. Existen diferentes Artes y la Euritmia es el Arte del Movimiento que puede caracterizarse como Plástica en Movimiento al incorporar cualidades de otros como la escultura, la pintura o el color, la música y la palabra.

En todas las sociedades humanas podemos encontrar pruebas de la utilización del movimiento, históricamente, como terapia. La danza ha representado un medio para alcanzar estados mentales anormales (por ejemplo, las danzas de posesión y trascendencia de los chamanes y derviches asiáticos), así como un medio de curación (por ejemplo, los cultos del África occidental). Desde sus orígenes, la danza ha estado relacionada con la liberación de energía, con la unificación del espíritu y del cuerpo, y con el principio estático de involución a través del movimiento.

Recientemente se han creado dos fundamentos psicológicos de la teoría de la terapia a base de danza:

1) La imagen corporal. La construcción correcta de una imagen mental del cuerpo, que a su vez forma el ego corporal, la base del concepto de sí mismo. Por ejemplo, una persona depresiva tiene una imagen corporal y un concepto de sí misma debilitados; el esquizoide a menudo carece de una imagen de sí mismo y de una identidad. El poder de la danza terapéutica reside en la intensa relación entre la vida personal y la vida corporal.
2) Comunicación no verbal. La comunicación no verbal constituye la expresión más auténtica del hombre: «Si sus labios guardan silencio, charla con la punta de sus dedos. Todos sus poros le traicionan» (decía Freud). En caso de desorden mental, la comunicación no verbal se distorsiona y lleva a una retroalimentación negativa con respecto a los demás. El movimiento puede ser la mejor manera de restablecer las relaciones vitales. Si el paciente puede relacionarse con mayor efectividad es más accesible a la psicoterapia, y su concepto de sí mismo se ve reforzado.

Otros aspectos que forman parte del contenido de una sesión de danza terapéutica son: la liberación emocional, intentos de incorporar la fantasía a la danza, patrones de movimiento regresivo y una nueva experimentación de las acciones, el equilibrio de los opuestos de la personalidad tales como la creación de relaciones abiertas/cerradas, excitadas/apáticas, dentro de la sublimación de la danza.

Etimológicamente la palabra Euritmia se compone del prefijo griego “eu”, que aúna los conceptos bello, bueno, y verdadero, y ritmia que significa ritmo. Significa traducido “el bello, bueno o verdadero ritmo”. Como “bello, bueno o verdadero” podemos referirnos a  la concordancia de lo interno y externo, cuando eventos internos son representados en movimientos externos o cuando por el contrario cuando el movimiento externo se siente internamente.

La Euritmia ofrece la posibilidad de interrelacionarse con las leyes esenciales del ritmo en cuanto estas se descubren y viven en el propio movimiento. Así mismo nos da la posibilidad de observar las cualidades de todos los elementos musicales: tonos, compases, escalas, armonías…. y también de la palabra, no solo en sus cualidades rítmicas, sino también en sus cadencias, colorido, características… según si se trata de consonantes o vocales, de obras poéticas, dramáticas, épicas o líricas.

Al mismo tiempo supone una expansión de la conciencia. Por una parte, hacia la vivencia consciente de la palabra o de la música y por la otra en el movimiento del cuerpo, desde el caminar hasta la conformación de los movimientos sonoros a través de los brazos y las manos pasando por la configuración de formas espaciales que dibuja el cuerpo en movimiento.

La Euritmia es la palabra o la música hecha visible a través del cuerpo convertido en instrumento resonante.

En la Euritmia se ejecutan los movimientos, a diferencia del arte coreográfico o una danza, recitando una poesía o una canción y puede acompañarse de color que por ellos se transforma en lenguaje visible. La poesía se puede oír y a la vez se puede ver a través del ojo. Los ojos deberán pues estar abiertos. Es posible crear en el ser humano, o en grupos de personas, movimientos que realmente representen un lenguaje visible o un canto visible.

Antroposóficamente si realizásemos una trimembración de la Euritmia, en general, podríamos observar que en el polo neurosensorial tendríamos la visión, en el metabólico motor tendríamos el movimiento eurítmico y en el polo rítmico seria el lenguaje, el color o la música los que equilibrarían según se trate de una u otra modalidad.

Podría decirse que en la Euritmia se reúnen en una forma metamorfoseada y artística los cuatro Artes clásicas. Su observación expresa una escultura en movimiento visible de color, música y lengua, una obra artística global que hace visibles formas de movimiento y estructura del ser humano.

Todos los movimientos eurítmicos no son arbitrarios y tienen su fundamento en la íntima revelación de la naturaleza humana, que no se suscita inconscientemente, como el lenguaje o el canto sino que puede desarrollarse conscientemente a través del verdadero conocimiento del ser humano.

La Euritmia  apela a las fuerzas formativas del cuerpo, perdidas por el proceso de la enfermedad, o también reequilibra procesos vegetativos o funciones orgánicas.

Clasificación

Podríamos establecer tres tipos de Euritmia:

–         Artística

–         Pedagógica

–         Terapéutica o Curativa

Euritmia Artística

En el Arte los movimientos son acompañados con vestidos y velos de ciertos colores presentándose al espectador una imagen completa como Arte Escénico.

La modalidad de la Euritmia Artística se compone de grandes preparaciones artísticas para el palco, de las cuales participan coreografía, iluminación, música, recitación o dramatización en vivo, frecuentemente telón acompañando la temática del espectáculo y otros recursos escénicos. Las coreografías pueden ser para solistas o grupales, y expresan de forma danzante músicas y textos de la poesía y de la dramaturgia universal, tanto clásicos como contemporáneos. También coreografías en silencio, compuestas de secuencias de gestos y movimientos fundamentados en los elementos básicos de la Euritmia y que desarrollan el tema específico de cada programa, forman parte de esos espectáculos.

Euritmia Pedagógica

Se desarrolla como un área importante en la pedagogía Waldorf. Cuando en 1919 Rudolf Steiner fundó la primera escuela Waldorf en Stuttgart (Alemania), la Euritmia pedagógica ya formaba parte del currículum escolar. Estas escuelas que hoy cuentan con más de 650 centros de primaria y secundaria, 1090 Jardines de Infancia, Institutos de Formación del Profesorado, Instituciones de Pedagogía Curativa, etc. en más de 50 países donde se da al arte un papel esencial dentro de sus objetivos pedagógicos y evolutivos, sigue contando para ello con la citada asignatura en todos los niveles de enseñanza.

La diferencia de la gimnasia corriente es que en esta solo se desarrollan la dinámica y estática del cuerpo físico, en la Euritmia es todo el ser humano el que se exterioriza mediante los movimientos eurítmicos.

Las aulas de Euritmia Pedagógica en la escuela tienen el papel, por un lado, de educar la organización corporal, establecer el dominio sobre la lateralidad, coordinación motora gruesa y fina, ritmo, postura etc.

Además de eso, la Euritmia Pedagógica trabaja, de modo lúdico-musical, historias, poesías, cuentos de hadas, leyendas, literatura en general, llevando el alumno a danzar coreográficamente el pulsar de esos textos. Con eso él envuelve sus sentimientos, su comprensión y su corporalidad con ambientes poéticos, tornándose sensible a ellos, experimentando grande gama de vivencias e intenciones, siempre insertándolas en las leyes que subyacen al decir poético.

También la Euritmia Pedagógica Musical tiene un papel relevante en las aulas de Euritmia de la escuela. Ahí se coreografían piezas musicales, siguiendo sus leyes de ritmo, línea melódica, tiempo, compás, dinámica, llegándose en el secundario a cuestiones de estilo, siempre recorriendo los más variados compositores de la literatura musical universal.

Las aulas de Euritmia escolar acompañan el currículum global, ofreciendo a cada año el material coincidente con el estado de desenvolvimiento del alumno, tanto para exigir de él las facultades que va siendo capaz, como para ofrecerle, de la Literatura y de la Música, el alimento anímico que necesita en cada fase de su formación.

El planteamiento didáctico varía lógicamente según la edad y las circunstancias (frecuencia temporal de los cursos, etc.) que rodean a la configuración de los grupos. Para grupos con una homogeneidad y una continuidad amplia se tratan los siguientes temas y aspectos:

Con niños de 4 a 6 años se trabajan las polaridades en el movimiento, en el gesto, en el caminar: grande-pequeño, fuerte-débil, expandido-recogido, rápido-lento, etc. Las imágenes se obtienen a través de los cuentos, de la naturaleza y del mundo animal Estas imágenes son acompañadas de pequeños ritmos o melodías que resalta sus cualidades.

Se utiliza preferentemente música pentatónica acompañada de flauta o lira. También se utiliza el triangulo, los crótalos, etc. El intervalo que aparece preferentemente es la quinta.

A partir de los seis o siete años aparece la escala diatónica y la utilización del piano.

Los ritmos se acompañan con los pies y las manos y se realizan sencillas formas espaciales donde cada niño dibuja pequeños motivos o frases rítmicas.

Más adelante se conforman también los motivos o las frases melódicas a través de formas geométricas realizadas coreográficamente en el espacio. Aparece el intervalo de tercera.

A partir de diez años los niños trabajan los compases distinguiendo sus cualidades en el caminar. Así mismo se comienzan con las calidades de los tonos altos o agudos a partir de la escala de do.

También en el lenguaje hablado se realizan coreografías a partir de poemas resaltándose elementos gramaticales o características genéricas. Los gestos eurítmicos para las consonantes y las vocales se aprenden ya explícitamente.

Después de los trece años se ejercitan las escalas cromáticas a partir de formas geométricas configuradas y dinamizadas en el espacio. Se continua con otros compases. Se comienzan a mezclar diferentes elementos musicales.

Las características de las escalas menores y mayores se van experimentando en la búsqueda de tendencias dinámicas y gestuales que tienen estas escalas y que se pueden volver a encontrar reflejadas claramente en muchas piezas musicales. Los intervalos son, así mismo, manifestados a través del movimiento.

Los objetivos generales seguramente  se desprenden, en gran parte, de la exposición de los contenidos; no obstante, podríamos resaltar los siguientes objetivos:

  1. Estimular la respiración y el movimiento fluido; liberar al cuerpo de su pesadez o, cuanto menos, crear un equilibrio entre una actividad puramente mental y un movimiento más global y armónico.
  2. Desarrollar una “corporalidad musical”.
  3. Cultivar el sentido del tempo.
  4. Vivenciar el ritmo como fuerza objetiva y activa.
  5. Desarrollar la orientación espacial y la coordinación. Participar de la riqueza de las palabras y del lenguaje hablado y musical en sus diversas formas artísticas.
  6. Reconocer las cualidades del mundo animal, vegetal o natural de una forma cercana y vivida

Euritmia Curativa

Atendiendo a un estudio Antroposófico en función de la cuatrimembración podríamos decir que la Euritmia Curativa se corresponde con la parte etérica, que es el movimiento, mientras que el físico seria el propio paciente representando su patología general u orgánica, el astral los sentimientos y el espiritual el arquetipo representado por el terapeuta eurítmico. Al existir una influencia sobre todos los cuerpos, se trata de una terapia muy intensa. Si existe discordancia entre el Alma y el Espíritu con el Organismo Físico, esta realizará una función terapéutica al intentar armonizarlos de forma consciente. Así el terapeuta con los movimientos que se ejecutan actúa sobre los órganos enfermos produciendo un efecto saludable si los gestos eurítmicos concuerdan arquetípicamente con el carácter que la enfermedad exige y eso se refleja en el paciente.

Los movimientos eurítmicos modificados para la Euritmia Curativa son los realizados por el propio paciente tal y como son ejecutados en la Euritmia Artística y en la Pedagógica por la persona sana.

Rudolf Steiner desarrolló la Euritmia Curativa en ocho conferencias que ofreció a los médicos en abril de 1921 en Dornach (Suiza).

En la Euritmia Curativa se practica frecuentemente con la Euritmia hablada, representando las consonantes la parte exterior del cuerpo y son estructuradoras y formadoras. Las vocales expresan por el contrario aquello que vive en el interior del hombre como sentimientos, emociones, es decir, aquello que puede designarse como lo anímico en lo corporal llevándolo de nuevo hacia sí mismo. De una forma concentrada Rudolf Steiner habló del elemento de las vocales en la segunda conferencia sobre Euritmia Curativa “La I manifiesta al hombre como persona, la U manifiesta al hombre como hombre, la O manifiesta al hombre como alma, la E fija el Yo en el Cuerpo Etérico. Y la A actúa contraponiéndose a la naturaleza animal en el hombre”.

Cada vocal supone un movimiento: para la A los brazos se abren ampliamente y hacia arriba, hacia delante o hacia abajo son impulsados; para la O los brazos forman un gran círculo, manteniéndose las manos a la altura del pecho; en el caso de la E se sitúan los brazos con ambas manos entrecruzadas, en la I uno hacia arriba y el otro hacia abajo manteniendo la verticalidad y en la U hacia arriba y paralelos.

El movimiento se puede hacer con manos y pies. En la “E” eurítmica ambos brazos se entrecruzan con fuerza y los pies son elevados conscientemente con lentitud, sobre el suelo y sobre los dedos de nuevo asentados. Esto lleva al reequilibrio y estabiliza el ritmo. La gesticulación retenida impresiona la concentración hacia el interior. Hay un diálogo también con cuatro manos: es el intercambio rítmico de dar y recibir. Se reciben y se dan dos esferas de cobre de mano a mano. Con ello se armonizan y tranquilizan pulso y respiración

Algunas consonantes , como por ejemplo T, D, B, G y K, son en sus gestos de movimiento fuertemente contorneadas y vigorosas. En la forma modificada para la terapia se emplean en situaciones patológicas agudas que requieran consolidación, estabilización y afianzamiento del organismo. Muy distintos son los gestos de la L, M y R, en estos se trata mas de un fluir y de un vibrar. Fluir para la L y M y vibración del aire para la R como características fonéticas. Esos fonemas empleados repetidamente por pacientes influyen benéficamente en tendencias a la esclerosis o endurecimiento y espásticas produciendo un efecto armónico

Las consonantes también se asocian primordialmente a movimientos, la D por ejemplo con un gesto hacia delante, la R con círculos de los brazos de arriba hacia abajo, la G con movimientos de estiramiento de los brazos.

Así los movimientos eurítmicos efectúan una interacción de movimiento externo e interno, de los procesos vitales funcionales del organismo. Con ello se entiende la euritmia curativa como remedio terapéutico equivalente a un remedio de movimiento. Aunque por tratarse de una terapia que influye sobre el cuerpo, alma y espíritu, también ejerce sobre el interior de la persona enferma una influencia mucho más intensa que cualquier otra terapeútica.

Los ejercicios de euritmia se realizan con todo el cuerpo así como con brazos y manos, piernas y pies junto a saltos y pasos. Los movimientos se adaptan al estado del paciente: también es posible practicar euritmia curativa sentado o tumbado, especialmente con pacientes graves o tratados en servicios intensivos.

Los ejercicios actúan estimulando, fortaleciendo o regulando sobre todo los procesos rítmicos del organismo, especialmente circulatorios y respiratorios, pero también metabólicos, movimientos generales y equilibrio. Ya que los órganos se relacionan con el resto del organismo a través de circulación y respiración, así alcanza la euritmia curativa toda la organización del movimiento así como las funciones orgánicas individuales, los componentes anímico y espiritual en la persona.

Formación

Rudolf Steiner decía que la Euritmia Curativa debía impartirse por profesionales bien formados y siempre en colaboración con un médico. Hoy en día la completa formación reconocida de Euritmia Curativa puede durar unos seis años siendo equivalente a una formación universitaria.

Los euritmistas curativos seleccionan según el cuadro clínico diagnosticado los sonidos y gestos adecuados y los practican intensivamente junto al paciente, con el fin de obtener los efectos terapéuticos deseados. Trabajan conjuntamente terapeutas y médicos aportando a la Euritmia los dos polos, metabólico motor en el primer caso y neurosensorial en el otro, necesarios para fundamentarla científicamente.

Aplicaciones

La Euritmia Curativa se emplea en hospitales y en instituciones médicas antroposóficas. Sus indicaciones más importantes son Oftalmología, Odontología, y Cirugía Maxilofacial, especialmente en enfermedades de órganos internos , reumáticas, nerviosas y cáncer. También se recomienda en patologías psicosomáticas y trastornos del desarrollo en niños, entre otras.

La experiencia demuestra que pacientes que nunca antes habían probado la Euritmia Curativa, después de poco tiempo de practicarla, en su situación de enfermedad, la designan como de una ayuda extraordinaria hasta el punto de experimentarla como el elemento central de su curación.

La Euritmia Curativa ofrece al hombre la oportunidad de un retorno al ser interno, silencioso y profundo, que suena armónicamente, melodiosamente, suave, sin prisa, y que ansia ser nuevamente percibido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s